lunes, 15 de enero de 2018

¡Bundt cake de Unicornio!

No sé vosotros pero yo estoy feliz con la moda actual de unicornios y brilli brilli. Siempre he sido muy cursi, la verdad, pero hasta ahora el mundo iba en otra dirección y, por fin, estoy alineada con el universo! jajajajaja


La idea para este bundt nació realmente de un experimento casero de domingo por la tarde. Si tan de moda están las tartas de unicornio y no me da la vida para hacer una siempre que me apetecen unicornios y purpurina... ¿por qué no hacerlo en forma de Bundt que se tarda mucho menos?


La receta es un white velvet o mejor dicho un unicorn velvet. 

WHITE VELVET
(Receta de Alma Obregón)

• 150ml de aceite suave
• 430 g de azúcar
• 480 g de harina
• 3 huevos
Cucharada y media de Xocotassa blanca (cómprala aquí)
• 3 cdtas de vainilla en pasta
• Una pizca de sal
• 350 ml. de leche
• Zumo de limón
• 1,5 cucharaditas vinagre de manzana
• 1 cucharaditas bicarbonato sódico

Para el glaseado:

• 300g de azúcar glas
• Nata de montar 35% mg
• Colorante alimentario: rosa y turquesa


Precalentamos el horno a 165º.
Engrasamos muy bien el molde (puedes comprarlo aquí) con spray desmoldante o mantequilla.
Echamos dos cucharadas de zumo de limón en la leche. Reservamos.
Tamizamos la harina con la sal y la xocotassa y reservamos.
Batimos el aceite con el azúcar y los huevos hasta tener una mezcla homogénea.
Incorporamos la mitad de la harina. Batimos bien.
Añadimos la mitad de la leche (por efecto del zumo tendrá grumos, es normal).
Batimos muy bien.
Incorporamos el resto de la harina y a continuación el resto de la leche.
Cuando la mezcla sea homogénea, mezclamos el vinagre con el bicarbonato y lo añadimos a nuestra masa. Removemos hasta que esté bien incorporado.
Dividimos la masa en cuatro y teñimos cada bol de un color.
Vertemos la masa en el molde a cucharones, alternando los diferentes colores. 



Horneamos en torno a una hora o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Una vez fuera del horno esperamos al menos 25 minutos antes de intentar desmoldar. Esto es muy importante. De no hacerlo, se romperá, sí o sí.

Dejamos enfriar por completo. Si le ha salido un poco de "culo" por arriba podemos cortarlo con cuidado con un cuchillo de sierra.

Para preparar el glaseado tamizamos el azúcar glas y añadimos poco a poco la nata, removiendo con unas varillas, hasta lograr el espesor de un yogur líquido.

Dividimos el glaseado en dos y teñimos la mitad de rosa y la mitad de turquesa.

Colocamos ambos glaseados en un mismo bol y hacemos unos remolinos con un palillo para que se mezclen un poquito y surja el color morado.

Glaseamos nuestro bundt (OJO!!! el bundt tiene que estar frío o estropeará el glaseado!!!)




 Después podemos decorar con Sprinkles. Los míos son de Sweetapolita, el medley llamado All Dolled Up.



Espero que os guste tanto como a mi.
Encima está buenísimo. Ay! y es tan bonito!!!!

Y que luego digan que hoy es el Blue Monday... bah! chorradas!

Besos a porrón!

Alma




jueves, 28 de diciembre de 2017

Bundt cake de Navidad



Hola otra vez!


Confesaré que no hay nada que me moleste más que cuando un Bundt crece de forma incontrolada por la parte superior dejándote sólo dos opciones. 

Opción 1: decapitarlo y comerte a escondidas todo el sobrante.

Opción 2: presentarlo en un plato hondo.

Evidentemente, suelo optar por la opción 1. 

Lo peor es que he detectado que la opción 1 tiene también efecto sobre el tamaño de mis pantalones, que encogen de manera proporcional al número de bundts que horneo y decapito...

A lo que iba. Que hoy no es el caso.

Hoy os traigo una de esas recetas que salen bien siempre. 
Pero siempre siempre.

De esos Bundts que salen planos planos.
Jugosos.
Esponjosos.

AY! Si es que es un éxito asegurado!




BUNDT DE NAVIDAD

Receta de Alma Obregón

Para el bizcocho:

  • 250g de mantequilla a temperatura ambiente (yo uso Kerrygold)
  • 130g de panela (azúcar moreno de caña integral)
  • 220g de azúcar blanco
  • 400g de harina
  • 3 huevos
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de levadura
  • 125ml de nata (35% MG)
  • 125ml de leche
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 2 palos de canela
  • Corteza de naranja y limón.
Calentamos la leche y la nata en un cazo con los palos de canela y la corteza de limón y naranja hasta que hierva. Retiramos del fuego, incorporamos el agua de azahar, tapamos y dejamos enfriar por completo.

Precalentamos el horno a 170º con calor arriba y abajo.

Batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta tener una mezcla homogénea y cremosa. Incorporamos los huevos y batimos de nuevo. Por otro lado, tamizamos la harina con la levadura y el bicarbonato.

Añadimos la mitad de la harina y a continuación la mezcla de leche y nata, colada. Cuando la mezcla sea homogénea, incorporamos el resto de la harina.. Horneamos en torno a 50-60 minutos o hasta que al introducir un palillo salga limpio.

Dejamos enfriar en el molde al menos 15 minutos antes de desmoldar.

Nota: es muy importante que uséis PANELA y no azúcar moreno normal. Con azúcar moreno normal crecerá mucho más.


Por último, para preparar el glaseado tamizamos 250g de azúcar glas con 1/2 cucharadita de canela. Añadimos un chorrito de nata poco a poco mientras removemos con unas varillas. Tenemos que añadir nata hasta tener una textura similar a la de un yogur líquido. 

Finalmente podemos añadir media cucharadita de agua de azahar. 

Decoramos el bundt frío (si lo decoráis en caliente se deshará el glaseado). 


Espero que lo hagáis en casa. Creo que es desayuno (o postre) perfecto para estas fechas!!!

Un beso fuerte y felices fiestas!!!

Alma





jueves, 21 de diciembre de 2017

Galletitas de Navidad con mermelada Bonne Maman


Hola!

Aquí por aquí de nuevo. ¡Estoy de racha!

Si me seguís por redes sociales sabréis de mi obsesión con los calendarios de adviento. Los quiero todos: de cosméticos, de chocolate… ¡¡así que imaginad mi cara cuando descubrí este de Bonne Maman!!

Encima yo, que soy una loquer total de los mini botes, pues se vino a casa conmigo. Como siempre, he abierto más casillas de las que correspondían, no puedo resistir. ¡Soy lo peor!



Pues eso. Que me vi de repente con un calendario de adviento cargadito de mini botes de mermeladas y jaleas de miles de sabores diferentes y no podía desaprovechar la oportunidad de hacer la que es mi receta favorita con mermelada.

 

La aprendí viviendo en Alemania y es sencillísima, son unas galletas de Navidad súper típicas y fáciles de hacer y, además, se tarda menos de 30 minutos en tenerlas listas y horneadas! No hace falta esperar!

 

En este caso, ya que tenía tanta variedad de mermeladas Bonne Maman, decidí hacerlas con varios sabores diferentes. Lo cierto es que es la que tomamos en casa desde que era pequeña, la verdad, y siempre que veo el bote me traslada a mi infancia. Es importante que para preparar estas galletas uséis una mermelada así, de calidad, que sea sólo fruta y azúcar, sin cosas raras ni aditivos. De esta forma garantizaremos que en el horneado no nos pase nada extraño y queden unas galletas ¡perfectas!

 

Vamos con los ingredientes:

200g de mantequilla fría en cubitos
300g de harina
100g de azúcar blanco
1 huevo
Nuestra mermelada favorita

Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo y sin aire. Engrasamos dos bandejas de horno o las cubrimos con papel de hornear.

En el procesador de alimentos picamos todos los ingredientes con las cuchillas hasta tener una masa similar a un crumble. Una vez así, la sacamos y la amasamos un poquito hasta tener una masa. Formamos una bola.

Vamos cogiendo porciones de masa del tamaño de una canica de las grandes y las colocamos sobre la bandeja, un poco espaciadas. Presionamos cada una con el pulgar y rellenamos la cavidad con un poquito de mermelada. Con la masa podremos hacer dos o tres bandejas de galletas (dependiendo del tamaño de vuestras bandejas, jeje).

 

Horneamos cada bandeja durante 10-12 minutos a 180º. Las cookies no deben dorarse, se quedan bastante blanquitas.

Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla antes de hincarles el diente. ¡Son una delicia!

En casa cada vez que las hago vuelan, y esta vez no ha sido diferente. ¡Espero que os guste!


Feliz Navidad!!

Alma



miércoles, 20 de diciembre de 2017

¡Vasitos de cookies and cream sin gluten y sin horneado!

Hoy os traigo una video receta sin gluten deliciosa y sencillísima, inspirada por la campaña de Schär "Cocineros Magos", que nos habla de todos esos cocineros que hacen magia en Navidad para preparar deliciosos platos sin gluten.



Por cierto,  no os olvidéis de participar en el sorteo organizado por Schär para ganar uno de sus 10 lotes de producto... ¡e incluso un robot de cocina! Os dejo aquí el link al concurso.



Y ahora sí, ¡vamos con el video!




Como véis en el video, por un lado batimos 500g de queso con 170g de azúcar y 200ml de nata.

Por otro, trituramos medio paquete de Chocolate O's sin gluten de Schar. Reservamos.

La otra mitad la rompemos en trocitos y la añadimos a la mezcla de queso azúcar y nata.

Finalmente, alternamos capas de las galletas trituradas con capas de la crema de queso. 

Espero que os guste... ¡¡mañana os traigo otra receta súper navideña!!

Besos a porrón!

Alma

viernes, 15 de diciembre de 2017

Tiramisú de turrón y crema de orujo. De esta me detienen.



Sé que no me paso tanto por aquí como debiera. Están siendo unos meses de muchísimo trabajo y no saco ni un minuto para el blog. Pero sé que no puede ser. Tengo que esforzarme más y hacer más recetas para el blog. Así que hoy os traigo una receta...

Bueno.

En realidad.

Hoy vengo a hacer una confesión.

Sé que esto que voy a decir me va a ganar muchos detractores.

Me voy a ganar críticas, malos gestos, ¡incluso más de un "unfollow"!

Pero no puedo seguir viviendo con esta mentira. Tengo que ser honesta.

Venga.

Ahí va:

No me gusta el tiramisú.

No me gusta pero nada, nada...

No sé si es porque lleva café y licor, y esa combinación nunca me ha gustado, o porque todos los que he tomado he tenido la mala suerte de que estuvieran muy fuertes... pero nada, que no me gusta.

Sí sí, lo sé. Posiblemente tendré que ir a Italia a probar uno bueno bueno (¡se admiten recomendaciones!)...

Pero mientras tanto...

Pues eso.

Que desde años atrás llevo haciendo experimentos para hacer un tiramisú diferente.... básicamente sin café, jeje.

Hoy os traigo el que se ha convertido en mi favorito: Tiramisú de turrón y crema de orujo. Básicamente es una bomba atómica. Así, para comer con cuchara.


Ingredientes:
  • Un paquete de bizcochos para tiramisú (son como los de soletilla pero más secos, los encontráis en todos los supermercados grandes)
  • 500g de mascarpone
  • 150g de azúcar
  • 3 huevos, separados
  • 100g de turrón de Jijona + un poquito extra para decorar
  • 500ml de Crema de Orujo*
En primer lugar, vertemos la crema de orujo en una bandeja con un poco de profundidad y colocamos en ella los primeros bizcochos para que se vayan empapando en la crema de orujo. Yo he preparado en este caso una fuente rectangular pequeña y dos vasos individuales, pero el número de bizcochos dependerá del tamaño y forma del recipiente que vayáis a usar. 

Trituramos bien el turrón (yo uso la picadora). Reservamos.

Mientras tanto, montamos las claras a punto de nieve. Cuando empiecen a espumar añadimos 50g de azúcar. Montamos hasta tener un merengue con picos blandos. Reservamos en un bol.

A continuación, batimos las yemas con el resto del azúcar, también con la batidora de varillas, hasta que blanqueen y crezcan en volumen. A continuación añadimos el mascarpone, con cuidado, usando una lengua, para que no se bajen las yemas. Una vez incorporado, añadimos el merengue que teníamos preparado, de nuevo con cuidado, con movimientos envolventes.

Finalmente, añadimos el turrón de Jijona picado. Mezclamos bien y comenzamos el montaje.


Colocamos en nuestro molde (o vasos individuales) la primera capa de bizcochos, ya borrachos con la crema de orujo (y ponemos la siguiente capa a emborrachar en la misma bandeja que habíamos usado). Cubrimos con una capa de nuestra crema. Después otra capa de bizcocho, otra de crema... y así hasta terminar con toda la crema.

Para decorar, usamos un colador para rallar el turrón (así las miguitas quedarán homogéneas).

Dejamos enfriar una horita en la nevera... ¡¡y a comer!!

*Si queréis algo un poco más suave lo que podéis hacer es preparar un almíbar suave: 100ml de agua + 80g de azúcar. Calentarlo hasta que hierva y se disuelva el azúcar. Retirar del fuego e incorporar 250ml de crema de orujo. Y una vez frío, usarlo para bañar los bizcochos.




Espero que lo hagáis en Navidad.

Y espero también vuestras recomendaciones para que pruebe un Tiramisú, ¡¡de los buenos buenos!!


Besos a porrón!!!


Alma

viernes, 10 de noviembre de 2017

¡¡Galletas de Panda!!


Recientemente Educa ha lanzado unos juguetes interactivos educativos llamados Los Animalistos: cuatro animales bien simpáticos, dotados de una personalidad y habilidades propias, que potencian el aprendizaje de conceptos como los números, las letras, la ciencia o los idiomas a través de canciones, historias y juegos de preguntas.

Entre ellos está Haku, una simpática Panda que tiene como misión que nuestros peques aprendan los alimentos, el tiempo y el clima, las grandes áreas geográficas, las estaciones, la flora, los estados del agua, etc... (Los otros animalistos son el conejo Matt, el perro Doc y el gato Bali.)



Pues bien, Educa me ha lanzado el reto de crear una receta inspirada en Haku... ¡y yo os traigo estas panda-galletas!

Son unas galletas sencillísimas de preparar, sólo necesitáis 5 ingredientes, un rodillo y 3 cortadores... ¡son pan comido! (o debería decir "galleta comida"?)

Comenzamos preparando la masa:

  • 250g mantequilla a temperatura ambiente KERRYGOLD
  • 250g azúcar
  • 1 huevo
  • 500g harina de trigo
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta o extracto

Usando la batidora, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee. Incorporamos el huevo y la vainilla y batimos de nuevo.  Incorporamos la harina poco a poco hasta tener una masa homogénea.

Separamos 1/4 de la masa y la teñimos usando colorante en pasta negro (yo usé Black Extra de Sugarflair pero si prefieres no usar colorante puedes añadir 2 cucharadas de cacao puro y amasar de nuevo esa parte de la masa.). Si usáis colorante no añadáis muchísimo ya que va subiendo el color a medida que reposa la masa.


Estiramos las dos masas entre dos papeles de cocina (o sobre una superficie enharinada). Es muy importante que ambas partes de la masa tengan el mismo grosor.

Apilamos sobre una bandeja y refrigeramos hasta que la masa esté bien bien firme. Normalmente es suficiente con 30-45 minutos. Este paso es muy importante ya que garantizará que nuestra masa no se deforme.

Una vez fría, cortaremos la masa de vainilla en círculos con un cortador de 8 - 9 cms de diámetro. Si no tenemos, podemos usar una copa con el borde bien fino. Colocaremos los círculos sobre una bandeja de horno engrasada.

Por otro lado, cortaremos círculos más pequeños de la masa negra.
Yo he usado una boquilla grande y otra pequeña.


Colocaremos dos semicírculos grandes a modo de orejas. No hay necesidad de pegarlas con nada. Cortaremos dos círculos medianos y los aplastaremos un poco por los laterales con los dedos, para darles una forma similar a la de las manchas de panda.

Finalmente podemos usar una boquilla pequeña (yo usé la parte frontal de la boquilla 12 de Wilton) para cortar dos círculos de masa de vainilla que serán los ojos).

La nariz se hace fácilmente haciendo una bolita con un poquito más de masa negra.


Horneamos 10 - 12 minutos en el horno previamente precalentado a 180º con calor arriba y abajo.

Esperamos hasta que se doren los bordes y sacamos del horno.

Esperamos a manipular a que se hayan enfriado un poquito (¡¡ojo!! Del horno salen blandas!! No tocar mientras están calientes!!).



Una vez totalmente frías podemos dibujar la pupila con un poco de colorante negro, un rotulador comestible o un poco de chocolate derretido.

¡¡Quedan tan simpáticos!!



Espero que os guste la idea, es divertida y muy sencilla.

Por nuestra parte estamos encantados con Haku, Bruno aún es muy pequeño para aprender con ella (la edad recomendada es 3-6 años) pero está todo el día apretándole la nariz para que cante las canciones... y se pone a bailar!! (Me ha salido bailarín Brunito!! jaja).


Espero que os guste mucho, ¡yo lo he pasado genial haciéndolas!

Nos vemos pronto por aquí!!!!

Besos a porrón,

Alma